Proceso de Conversión

¿Qué es el Proceso de Conversión? Denominaremos Proceso de Conversión al estudio de una serie de temas, que nos darán una visión bíblica de lo que es un verdadero discípulo, en el contexto del Judaísmo que Jesús practicó y enseñó. El Proceso de Conversión, no deja de ser una Evaluación Personal, que determina nuestro grado de compromiso con Dios. Ya dijimos que el Proceso es un acercamiento al Reino de Dios. Por tanto se nos evaluarán aspectos tales como la lectura bíblica; la actitud que mostramos hacia los demás; el esfuerzo y otras variables que nos dicen algo de nuestra espiritualidad, dentro del Reino. Presuponemos que todos somos espirituales, pero hasta no demostrarlo no podemos afirmarlo. El Proceso de Conversión es una herramienta personal y Congregacional de saber el grado de implicación espiritual que una persona dice tener. Si alguien no lee la Biblia, no se esfuerza por aprender; o le da igual el orden de prioridades, está demostrando su calidad espiritual. El buen árbol tiene necesariamente que dar buenos frutos, así como el árbol malo dará frutos amargos si es que llega a producir algo. Estar dispuestos a que nos evalúen, demuestra que tenemos conciencia de nuestros errores y queremos cambiar. Cuando nos enfrentamos a aprender, tenemos que estar igualmente dispuesto a ser evaluados. Cuando entendemos bien lo que esto significa, estaremos agradecidos a Dios, por habernos considerado candidatos a ser sus Discípulos. El propio Señor, evaluaba a sus Discípulos. Primero los enseñaba, después los mandaba y al regresar, les pedía explicaciones de todo cuanto habían hecho y dicho. La evaluación de lo que hacemos o no hacemos, forma parte de una disciplina que nos hace responsables de nuestros dichos y hechos. ¿Está dispuesto a ser evaluado?

UN CAMINO ANGOSTO
El Proceso de Conversión no es el final de un camino, sino el principio y continuación del llamado “Camino Angosto”. Esta “Guía de Estudio” sirve como orientación para estudiar la Escritura. En ningún caso, pretende sustituir la Biblia. El estudio tiene como fin apoyar la comprensión del texto bíblico. La Biblia, es realmente el “libro de texto” que usaremos conjuntamente con este material. Recordemos que el objetivo de estos estudios es que usted “tenga una visión clara de lo que significa ser un Discípulo del Mesías”. Convertirse es darse la vuelta y dejar de andar por el camino de perdición, donde andábamos y empezar a recorrer el Camino de la Salvación. Algunos emprendieron dicho Camino sin preocuparse de la preparación necesaria que todo viaje exige. Sin saber lo que se encontrarían, llegaron a un cierto momento donde desistieron y abandonaron. Por esta razón, debemos saber lo que se nos pide para llegar a la meta. Convertirse no es levantar la mano o hacer otra señal parecida y con eso pensar que ya se está “convertido”. Convertirse es asumir las Demandas del Reino de Dios. Creemos que es muy importante, conocer y estudiar aquello que se nos pide que asumamos. El Proceso de Conversión trata de que entendamos con toda claridad, lo que va a suponer e implica, empezar el Camino de la Salvación y llegar a la meta de la Vida Eterna, siguiendo al Señor. Ser Discípulo del Mesías debe ser considerado como la responsabilidad más importante a la que el ser humano está llamado. Ciertamente no todos responden igual al llamamiento de Dios para sus vidas, ni en la misma forma, ni en el mismo tiempo o lugar. Asumir las Demandas del Reino implica el esfuerzo de estudiar, reflexionar, analizar y llegado el momento tomar una decisión. No deseche algo antes de haberlo examinado. Si busca a Dios sinceramente empiece el Proceso de Conversión, que será la base de conocimiento bíblico, que le permitirá discernir la diferencia entre el camino espacioso que lleva a la perdición y el angosto que lleva a la Vida Eterna. “Entrad por la puerta angosta, porque ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; pero angosta es la puerta y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan” (Mateo 7.13-14). Sabemos que muchos andan por ese camino espacioso y a la vez sabemos que son pocos los que encuentran el Camino Angosto ¿Será usted uno de ellos?

Contacto

Contacto
Si desea contactar con nosotros escríbanos a esta dirección