El Pidión HaBen de Jesús

Un Precepto que todo padre y madre deben cumplir es el denominado Redención del Primogénito. “Originalmente se tuvo la intención de que los hijos primogénitos constituyeran el sacerdocio y fueran consagrados al servicio del Señor. "Porque mío es todo primogénito de entre los hijos de Israel…desde el día que Yo herí a todo primogénito en la tierra de Egipto, los consagré, para mí” (Números 8:17). Esto es parte del concepto de que todo lo primero pertenece a Dios, sea hombre, bestia, o primeros frutos de la tierra” (El Ser Judío de Rabí Hayim HaLevy Donin). El concepto bíblico es que los primogénitos debían ser consagrados al servicio PERPETUO de Dios o ser formalmente rescatados de tal servicio redimiéndoles o librándoles, por medio de una ceremonia denominada Pidión HaBen en castellano “Redención de los Primogénitos”. Todo lo que abre matriz, de toda carne, tanto de hombres como de animales que se ofrecen a Adonai, será tuyo. Pero harás que se redima el primogénito del hombre y harás también redimir el primogénito de animal inmundo. De un mes de nacidos harás efectuar su rescate, conforme a tu estimación, por el precio de cinco siclos, conforme al siclo del santuario, que es de veinte geras” (Números 18.15-16). La ceremonia de Pidión Habén, se realiza el día treinta y uno después del nacimiento, el día que nace cuenta como el día primero. Se enseña en el Judaísmo, que si la ceremonia se hace antes de dicho día, no debe considerarse válida y debe repetirse el día señalado. EL Pidión Habén nunca se realiza en un día como Shabat, en algunas de las Festividades del Ciclo Anual o en un día de ayuno. Si coinciden con algún día de los mencionados, se efectúa la Ceremonia de la Redención del Primogénito, el día inmediatamente después de la finalización de los mencionados días especiales del calendario. Si por alguna razón el padre del niño no hace la ceremonia de Pidión HaBen, en el día señalado, persiste la obligación de hacer dicha ceremonia, hasta la edad de los trece años, donde el mismo puede hacer su propia redención. Como es evidente la Ceremonia de Pidión Habén se efectúa en la Sinagoga o Bet HaKeneset. Se acostumbra utilizar cinco monedas de plata que simbolizan los “siglos” prescritos en la Escritura, en otro estudio hablaremos de la Ceremonia en si misma.
.
Pidión HaBen de Jesús en el Templo
Jesús fue presentado en el Templo de Jerusalén, para hacer Pidión HaBen, como la Ley demanda de todo hijo primogénito. Lucas escribe acerca del nacimiento y Brit Milá o Circuncisión, del mencionado rito de Pidión HaBen y del Bar Mitzva de Jesús, en sus primeros años de vida. "Cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos conforme a la Ley de Moisés, lo trajeron a Jerusalén para presentarlo al Señor (como está escrito en la Ley deDios: «Todo varón que abra la matriz será llamado santo al Señor»), y para ofrecer conforme a lo que se dice en la Ley de Dios: «Un par de tórtolas o dos palominos»." (Lucas 2.22-24).
.
El "Nuevo Testamento" es conjunto de escritos judíos
Lamentablemente en el Cristianismo se cree que el llamado Brit Hadashá o Pacto Renovado es un conjunto de libros hechos por cristianos para cristianos. Nada más lejos de la realidad, el Brit Hadashá está escrito para judíos por judíos, sean de nacimiento o por conversión. Fue originalmente escrito en hebreo y arameo para todos los judíos sin distinción alguna. Tengamos en cuenta que Jesús y sus discípulos nunca escucharon o conocieron los términos modernos como cristiano, iglesia, Nuevo Testamento que son fruto de la descontextualización del Judaísmo de Jesús. Después de tres siglos del nacimiento de Jesús el Cristianismo como religión sincretista, formó un lenguaje ajeno al Judaísmo. Vertebrando toda una serie de interpretaciones ajenas a la Escritura, formó lo que hoy conocemos como Cristianismo, que poco o nada tiene que ver con el Judaísmo de Jesús. Por otro lado el Judaísmo Moderno sigue sin aceptar el Brit Hadashá como parte de su legado espiritual y cultural, rechazando la verdad contenida en el mismo. El Brit Hadashá es parte de la Escritura y el legado espiritual de Dios para el Pueblo del Libro. "La suma de Tu Palabra es verdad, y eterno es todo juicio de tu justicia. " (Salmos 119.160).
.
Legado espiritual del Judaísmo
La gran tragedia es que el Cristianismo Nominal y el Judaísmo Moderno están cada uno atentando contra la verdad completa de la Palabra de Dios al no reconocer por un lado su inspiración y origen judío y por el otro al considerar el Brit Hadashá, como un libro sacado del paganismo. Me sorprende que judíos de nombrada trayectoria y aparente sabiduría no vean el Brit Hadashá como parte de su legado espiritual y cultural a la humanidad. Una de las responsabilidades que el Eterno les ha dado es la de ser los receptores y guardianes de su Palabra. No reconocer el Brit Hadashá como fruto espiritual del Pueblo de Israel, es cuanto menos estar a oscuras, siendo que Israel el Pueblo de Dios es Luz para las naciones. "Yo, Adonai, te he llamado en justicia y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo, por luz de las naciones" (Isaías 42.6). El Judaísmo de Jesús ha estado comprometido y lo estará por ser el Remanente Fiel, que el Eterno ha mantenido para llevar encendida la Lámpara de la Verdad, la Escritura, que alumbra nuestro camino.