Libertad Religiosa de Israel

Si algo es verdaderamente peligroso para Israel, es la mezcla entre un cierto sector del Judaísmo, el denostado Catolicismo y una parte de Evangélicos anti-mesiánicos, contra los que pueden ser nada más y nada menos que judíos, verdaderos judíos, que creen que Jesús es el Mesías y que viven bajo la Ley o Halajá Judía. ¿Se les puede perseguir por creer que alguien, sea quién sea, es el Mesías? ¿Cuántos judíos hoy en día creen que algún Rabí en nuestra más reciente historia es el Mesías? ¿Tendremos que crear leyes racistas, para anular las actividades de los judíos llamados Mesiánicos o el también denominado Judaísmo de Jesús? Con temor, nos enteramos que el Gran Rabino de Israel, Yona Metzger, pidió al Papa Benedicto XVI, en su última visita a Istrael, que detengan las actividades de los que el llama “misioneros”. Lo más sorprendente es que Benedicto XVI, le dijo que hará lo posible, miedo nos da. Tanto hemos luchado y seguimos luchado contra la Inquisición y el espíritu que la sustenta, para que ahora nos mezclemos con los perseguidores y aniquiladores de judíos, en contra de otros, sean judíos o no lo sean, por su fe. Nada hay más aborrecible que perseguir, golpear, escupir, marcar, destruir propiedades, quemar libros o arrasar lugares considerados santificados. ¿No es esto nazismo puro y duro? Pues algunos religiosos están llamando al odio contra otros judíos, enfatizo este punto, que creen otras cosas que ellos no creen, en particular que Jesús es el Mesías.

Havdalá nos enseña a discernir
Cada semana cuando hacemos Havdalá, se nos enseña a separar un día del otro. A distinguir entre lo santo y lo profano, entre lo puro y lo impuro, entre lo bueno y lo malo. Havdalá nos es solo un rito, es una enseñanza práctica, bíblica, moral y ética de vivir. Si hacemos Havdalá y no distinguimos entre lo bueno y lo malo, estaremos siendo los mayores hipócritas de la historia. Somos el Pueblo Elegido por ser diferentes a los demás pueblos, pero si actuamos como ellos; si quemamos libros como ellos y sembramos el odio como ellos ¿En qué somos diferentes? ¿No es la ética del Judaísmo mayor que cualquier otra ética moral o religiosa?. Buscar la ayuda del Catolicismo contra el “Judaísmo de Jesús”, es la mayor atrocidad que el Judaísmo Nominal puede emprender. Ya lo intentó Pablo de Tarso, persiguiendo a otros judíos que creían que Jesús o “Yeshua”, era el Mesías. Persiguió y encarceló con el beneplácito del “Judaísmo Oficial”, a los seguidores de otra corriente dentro del Judaísmo, la que representaba Jesús. Como sabemos Pablo, acabó en tierra y doblegado ante el propio Yeshua. El mayor perseguidor de los discípulos de Jesús, fue después el mayor “misionero” que propagó el Judaísmo que enseñó Jesús. Ahora los nuevos perseguidores de otras corrientes del Judaísmo, se alían con el poder Vaticano, que representa en la práctica la mayor corriente antijudía de toda la historia. ¿Ya se han olvidado de su posicionamiento durante y después del exterminio de más de seis millones de judíos?. Muchos de nosotros no nos hemos olvidado, ni nos olvidaremos jamás de lo que hicieron a nuestros hermanos en la fe, por eso lucharemos contra cualquier forma de persecución, sean por motivos étnicos o religiosos. No queremos repetir la historia, por eso no queremos olvidarla.

El Cristianismo en general y el Catolicismo en particular, han logrado despojar a Jesús de su identidad judía, de su Judaísmo, de tal manera que ni los propios judíos reconocen las enseñanzas judías y rabínicas de Yeshua. Si de algo tiene el dudoso honor el Cristianismo es de borrar toda identidad judía, del judío Jesús; eso ha permitido que el Cristianismo se abrogue una ética mayor frente al Judaísmo. Independientemente de que se crea o no se crea, en Jesús como el Mesías, es indiscutible que era judío, que vivió como judío, que celebró todas las Festividades judías, que enseñó como rabino el verdadero Judaísmo y que murió reconocido como judío, para más señas como “Rey de los Judíos”. Jesús mismo afirmó que vino para guardar y cumplir la Ley de Dios. Si alguien cree que es el Mesías ¿debe ser humillado, perseguido, golpeado, encarcelado o recluido en un campo de exterminio?. La organización Yad LeAjim hace un flaco favor al resto del Judaísmo, cuando define a los mal llamados misioneros como “exterminadores” sembrando un odio no asumible contra los seguidores del “Judaísmo de Jesús”. Si Yad LeAjim se cree en la verdad absoluta, más le valdría proclamar su verdad con la más alta ética que el Judaísmo nos enseña. Las ideas se combaten con ideas, no con el mismo espíritu antisemita, que manifiestan todos los días nuestros enemigos. Nada más nos falta que nos acusen de hacer lo mismo que nos han hecho a nosotros, aunque lo peor es que sea verdad. Nada más nos falta que en nuestra propia tierra Israel, se persiga con el “beneplácito Vaticano”, a los que no creen lo mismo que nosotros.

Amigos de Israel
Israel tiene pocos amigos que los defiendan, apoyen, comprendan y amen, para que se persiga y odie a los que siendo judíos o no lo sean, creen en el “Judaísmo de Jesús”. Si entre esos pocos amigos que tenemos hay algunos que destaquen en su apoyo a Israel, a su gobierno y a su pueblo, son los genuinos seguidores del judío Jesús. El único país democrático del Oriente no se puede rebajar al nivel de las dictaduras teocráticas de su entorno y permitir que se persiga a los que no piensan como ellos, más cuando Israel es la “Luz de las Naciones”. Si algo está absolutamente claro en la Escritura, es el Precepto de no mezclar las cosas. Mis estatutos guardarás. No harás ayuntar tu ganado con animales de otra especie. Tu campo no sembrarás con mezcla de semillas. No te pondrás vestidos con mezcla de hilos. (Levítico 19.19). Mezclar la ética la moral y la verdadera fe del Judaísmo, en claro sincretismo religioso con el Cristianismo Católico Romano o Evangélico en contra del "Judaísmo de Jesús", sería el mayor de los sacrilegios. Israel y el Judaísmo Nominal no se pueden permitir que en la denominada Tierra Santa se persiga a alguien por sus ideas religiosas, tanto más cuanto estas son una parte de su propio Judaísmo, el ya reiteradamente denominado Judaísmo de Jesús.

Antes de Yom Kipur
Hacer Teshuvá en el próximo Yom Kipur, en este mismo año, nos librará del justo juicio de Dios. Entraremos en la misma espiral de destrucción ética, moral y económica que han entrado ya muchas naciones del mundo, sino restituimos el honor de nuestros amigos, hermanos del Judaísmo de Jesús. El Shofar de Rosh Hashaná está sonando con fuerza para que reflexionemos sobre nuestra actuación antes de Yom Kipur, lo que no resolvamos antes del Día de la Sentencia, empeorará a partir de ese mismo día.

Contacto

Contacto
Si desea contactar con nosotros escríbanos a esta dirección